La técnica deportiva es igual al modelo ideal de un movimiento relativo a una disciplina deportiva” (Grosser, 1982).

La técnica de carrera es una cadena de movimientos ideales ,desde un punto de vista biomecánico, energético y motriz que transcurre en un ciclo de la marcha de un corredor. Es decir, se trata de realizar los movimientos de la mejor forma posible comparados con el modelo ideal.

En este sentido es importante destacar que aspectos como la capacidad de aprendizaje, la habilidad, la morfología y la biomecánica de cada individuo van a condicionar la capacidad de trasladar sus movimientos a los valores ideales.

La buena noticia y a pesar de estos condicionantes es que la técnica de carrera se puede aprender y se puede entrenar. Por ello hemos creado www.mejoratutecnica.com , un curso presencial teórico-práctico, donde poder aprender y/o evolucionar tu técnica de carrera.

Importancia de la técnica de carrera en el running

Según el estudio científico “Injuries in Runners. Lyslholm J, Wiklander, J. Am J Sports Med, 1987” el 65-75% de los corredores experimentan una lesión mínimo al año, sin duda alguna, esta cifra sería más baja , si los corredores dedicaramos algo de tiempo y dinero en preocuparnos en cómo corremos y cómo podemos mejorar, en vez de preocuparnos por qué zapatilla me tengo que comprar: si tienes una buena técnica podrás ir prácticamente con cualquier zapatilla.

Una buena técnica de carrera es la clave para que puedas disfrutar de este deporte de una forma sana y segura ya que te permitirá evolucionar de forma exponencial sin correr riesgo de lesionarte y optimizar tu rendimiento al máximo nivel.

Los beneficios de una buena técnica de carrera son:

Reducir el riesgo de lesiones: una de las claves de una buena técnica de carrera es ser capaces de minimizar y disminuir el impacto que reciben nuestras articulaciones y más concretamente minimizar la fuerza de impacto vertical que se produce al contactar nuestro pie en el suelo. Así pues, si minimizamos el impacto y además hacemos que el tiempo de impacto sea menor, minimizamos exponencialmente el riesgo de padecer lesiones.
Mayor eficiencia en los movimientos: cuanto más grande sea el parecido de nuestros movimientos al correr al modelo ideal, todas nuestras estructuras, como por ejemplo las articulaciones y las distintas cadenas musculares, trabajaran de manera más eficiente y eficaz.
Retrasar la aparición de la fatiga: es una consecuencia del punto anterior, es decir, cuando algo funciona bien tarda más tiempo en estropearse o romperse, pues exactamente lo mismo pasa con nuestro cuerpo. Si todo trabaja de manera eficaz nos cansaremos más tarde y por el contrario, si trabajamos con una mala técnica de carrera lo normal será que la fatiga nos aparezca mucho antes, que a su vez, tiene una influencia directa en el rendimiento.
Mejorar el rendimiento deportivo: si aparece la fatiga de una forma precipitada o antes de lo esperado, el rendimiento no será el que cabría esperar, ya que sin esa fatiga, todo nuestro cuerpo respondería mejor y durante más tiempo al esfuerzo que tuvieramos que realizar. Por eso, cada vez más los atletas, ya sean amateurs o profesionales, que quieran optimizar su rendimiento trabajan cada vez más su técnica de carrera.
Tener mejor postura al correr: correr bien o con una buena técnica requiere de una posición correcta de todo nuestro cuerpo al correr pero sólo sabiendo que posición debemos llevar al correr podremos compararlo con nuestra forma de correr. Tendremos que valorar aspectos como si corremos muy sentados o por el contrario vamos dando saltos, nuestra posicion de los brazos y las manos, etc.
Así pues, una buena técnica de carrera nos aporta muchos beneficios para correr mejor y como hemos dicho anteriormente se puede aprender. No todo es sumar kilómetros y más kilómetros sino que vale la pena reflexionar si lo estamos haciendo bien y podemos mejorar todos o algunos de los aspectos para tener una buena técnica de carrera y disfrutar corriendo el máximo de años posibles.